Mi primera vez

 447 total views,  1 views today

Me acababa de cambiar de casa y por fin después de un tiempo compartiendo volvía a vivir solo. Entre otras cosas eso significaba que podría invitar tíos para follar libremente. Podría utilizar el comedor, incluso ver porno en la tele grande del comedor! Mis sueños de imitar lo que yo había visto y vivido en otras casas los podría ahora hacer realidad en la mía! Bienvenido a mi nueva libertad!

Aquel francés, guapo y morboso como todos los franceses, no recuerdo si fue el segundo o el tercero que pasó por mi casa en aquella recién inaugurada independencia. Nada más entrar y acomodarse me preguntó si podíamos invitar a un tercero, un colega suyo. No solo iba a tener sexo en mi nueva casa si no que íbamos a montar una orgia. Aquello ya era el súmmum de mis sueños. Continuar leyendo “Mi primera vez”