Vivir sin

 277 total views,  4 views today

Vivir sin escrito por J

Agradezco la oportunidad de compartir esto con personas gays que han vivido experiencias de sexo químico. En mi caso he estado muchos practicándolo y llevo un año viviendo sin ello. Hay muchos momentos en los que evoco situaciones que a priori siento como excitantes sin embargo soy adicto y ello supone que no puedo permitirme hacerlo de nuevo.

No soy capaz de controlarlo y lo único que he conseguido ha sido anestesiar mis emociones y permitirme dejar de sentir. Soy responsable  y por ello llevo tiempo recuperándome. He vivido muchas experiencias de este tipo intentando no sentir, vincularme, buscar en las sesiones una forma de expresarme y a día de hoy estoy en busca de otro tipo de cosas que me sumen y aporten. Me veo reflejado en muchas de las experiencias y me siento agradecido de poder compartirme con vosotros desde mi experiencia y sin juicios. Siento que desde pequeño me ha costado relacionarme y el chemsex ha sido una forma de evadirme , de creer que llevaba el control , que los demás me deseaban y que el descontrol de las sesiones era el lugar donde poder encontrar a alguien especial. Después de una búsqueda incansable no lo encontré , me perjudiqué a mi mismo , me fuí destruyendo poco a poco. Cuando me viene el deseo intento poner la balanza y darme cuenta que no puedo permitirme volver a hacerlo. Creo que esto no va de droga , sino de como me relaciono con el otro , con el mundo . Y desde ese sitio me encuentro conmigo , pero hay muchas más formas de hacerlo y ello estoy en esa búsqueda. Muchas veces pienso en lo simple que es la vida con trabajo y rutinas y que no he encontrado mi elemento.. Otras caigo en cuenta de mi idealismo y agradezco el ser sin más y el no volver a sentir ideas obsesivas , bucles mentales , ganas de dejar de existir y morir que me traían los consumos de días enteros entregado  a ello. Soy consiciente que tengo mucho que hacer , no tanto en dejar de consumir , sino vivir sin , relacionarme desde otro sitio y superar cosas que a día de hoy me siguen perturbando. Creo que anestesiarse emocionalmente es huir para encontrarte con una parte muy oscura de ti mismo , es momentaneo pero luego vuelven todos los fantasmas. Creo que el colectivo en general ha suffrido mucho y yo así me he sentido. Creo que es hora de mirar hacia delante y reconocerme , mostrarme tal y como soy y avanzar. gracias por leerme y por vuestras experiencias 

Compartir:

2 respuestas a «Vivir sin»

  1. Excelente , me ayuda mucho y motiva leer este tipo de experiencias me siento identificado en muchos párrafos , y gracias por ayudar de esta manera muchos nos levantamos y motivamos a seguir adelante . A por ello gracias.

  2. Hola J, aquí otro J:
    Recuerdo que momento personal en el que dije «venga, lo pruebo»: Mi hermana tuvo un arranque de ira de los suyos y abandonó a mi madre, la cual aprovechó el momento para sufrir y hacerme sufrir gratuitamente. Mi hermana esperó apenas un año desde que regresara yo de un periodo de cinco años fuera de casa. Vista desde fuera parecía una venganza. Me sentía sólo -que es lo habitual en mi vida-, abandonado y poco menos que a mí suerte y soportando lo insoportable. Había dejado una vida sin duda mucho mejor que esto. Me arrepentia. Habia abandonado a un novio por el traslado. Y la verdad es que todo me parecía el sinsentido habitual de mi vida. Y como el dolor era insoportable, me daba igual como calmarlo, incluso si con ello me quitaba de en medio (ahora cómete esta, hermanita. Dudo que se hubiera sentido culpable de haber sufrido yo. La paradoja del resentido: tomar veneno para que sufran los otros, pues veréis, eso no funciona)
    Entonces no veía las cosas como ahora. Ni mi hermana, ni mi madre ni a la postre yo estábamos muy bien. Pero las heridas, los huecos de mi vida eran tan grandes que pensaba que los podía saciar de esa manera. Y ahí coincidió que conocí a un novio que llevaba 5 años en Chem. Y adelante.
    Me dijo hace poco un colega que en el Chem comienzas drogándose para follar y acabas follando para drogarte. Creo que nadie sabe o quiere reconocer cuándo se pasa de la línea roja. Salirte a tiempo es un regalo de la vida.
    Muchas de las personas que conocí en el Chem arrastraban heridas familiares o sentimentales muy feas. Traumas gordos, de los que me enteré con el tiempo y en otros sospecho por sus formas de apego. Qué puedo decir: yo tengo los míos. No voy a juzgar sus motivos; es más,. entiendo la urgencia en anestesiarlos, pero esa no es la manera. Pero tienen que caer en el ajo ellos, no yo.
    Javier Giner en «Yo, adicto» escribió una cosa interesantísima sobre la adicción. Le dijo uno de su centro que la adicción no era una enfermedad: era el equivalente a un síntoma. Que tratar el síntoma (la adicción) sin saber cuáles son los mecanismos internos que la detonan no lleva muy lejos.
    ¿Qué situaciones, personas, momentos, pensamientos provocan el craving?
    Hace mucho que decidí dejar de lado el Chem. Ya os lo conté. E incluso creo que podría estar con un consumo «puntual» o recreativo. Pero en realidad me engañaría, como el que cree que controla., o el que cree que lo suyo es una manera de desestresarse o….mirad he escuchado tantas justificaciones que sé que son eso: justificaciones para tomar. Por eso siento que tomar una vez ya es bastante peligroso para mí, no por el consumo excesivo sino por la perdida de control en sí.
    Hace unos meses tuve un desliz. Vinculado con la historia sentimental que os conté. Hace pocos dias volví a ver al chico con el que consumí y la verdad, creo que es alguien con quien no sólo no quiero, sino que no debo de interactuar por el bien de ambos. En mi cabeza está ese recuerdo y aunque no sería un detonador en estos momentos, tanto uno como otro podríamos usarlo en nuestra contra. Por otro lado el otro es un consumidor habitual y lo propio es buscar cualquier conflicto (y si no crearlo) para el pueda saciarse de la manera mágica.
    Twitter es una red tóxica. El sistema de retribución es casi compulsivo. Anoche leí a Leticia Dolerá quejarse de «¿Queda algún hetero que no esté probando cocaína?» a lo cual surgió la retahila de respuestas cachondas, cuñadismos y demás. Muy constructivo todo, vamos. Llevaba varios días pensando en dejar esta red. Y ahí me dio el clic. La respondí (sin esperanzas de que alguien lo pillara claro, porque es Twitter) que en el otro lado de la acera las cosas van más o menos igual, pero que aunque costaba, había aún gente que pasaba del tema. Y que para aquellos que directa o indirectamente habían sufrido por las drogas la opción más sensata era echar a correr y no mirar atrás.
    Yo he sufrido por ambas vías: directamente he consumido e indirectamente he sufrido a dos hombres cuyas vidas se estaban echando a perder por el chemsex (no es nada reconfortante recoger los pedazos del hombre a que amas, aviso) y por supuesto he sido impotente en ambos casos. He reconocido el problema (hasta el del otro) y he visto que era demasiado fuerte.. Quizás el verme impotente me ha ayudado a darme cuenta del peligro antes que los otros. Saber que no debo ir por allí porque sólo me esperan problemas. No volver a los sitios, los perfiles o las personas que sé que no han salido de allí. El chico del que os hablo me hizo el vacío en cuanto se dio cuenta de que estaba a escasos cinco metros de distancia. Y en vez de estar enfadado me siento agradecido de su cobardía. Yo tampoco habría querido interactuar. ¿Deseaba yo ajustar el marcador? Sí ¿Me convenía/Le convenía? Para nada.
    En cuanto al «problema de fondo», sólo puedo ocuparme del mio, ni del de mi madre, ni del de mi hermana, ni del de mi ex ni del pobre niño rico. Voy a terapia y sé que los vacíos del pasado no van a poder llenarse ni con olvido, ni anestesiarlos con drogas (al final el efecto se va y sigue estando el vacío) ni con «otro amor» (dependencia emocional). Cada uno debemos enfrentarnos a nuestro monstruo personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *