VEINTICINCO: Chemsex, VIH y adherencia

 96 total views,  1 views today

Hace poco días ha sido el 1 de Diciembre, día mundial de la lucha contra el VIH/SIDA, y además, el 15 de Noviembre fue el día de la adherencia a la medicación. Ambas fechas, para mí, son importantes por igual.

Empecemos por explicar qué es la adherencia a la medicación. Significa el cómo el usuario de una medicación sigue de forma adecuada todo el tratamiento que le ha mandado el médico. Y que la persona siga las pautas marcadas es lo que hace que acabemos curándonos. Pero en el caso del VIH es diferente, ya que como sabemos, no hay cura.

Aunque la medicación hace que lo podamos controlar y que las personas con VIH tengan la carga viral indetectable, como ya pudimos leer en la entrevista que nos concedió la dra. Martínez, cerca del 15% de los pacientes del estudio de chemsex son en estos momentos detectables. Y esto es muchas veces debido a olvidarnos tomar la medicación durante esas largas sesiones de sexo en diferentes lugares.

Pero… ¿Quién de nosotros no se ha olvidado de tomar su medicación algún día, sobre todo, cuando estamos en medio de una sesión de colocón y folleteo? Incluso olvidarla algún día de diario. En mi caso, me la he olvidado, y demasiadas veces. Y vaya reprimendas que me he llegado a llevar por parte de la enfermera en la farmacia del Clinic por saltarme algo más de una semana en un periodo de tiempo de 3 meses.

Y es que en esos momentos no era consciente de que el saltarme esas pastillas diarias iba en contra de mi propia salud, aunque también para nuestra comunidad. Esto lo digo porque una persona con la carga viral alta puede transmitir a las personas con las que folla.

Mi forma de no saltarme mi medicación solía ser llevándome mi pastilla siempre en mi neceser para cuando salía de casa a algún chill o para la sauna, pensando siempre que sólo estaría fuera de casa colocándome por una noche. Aunque al final, siempre, eran dos noches… o tres… o más… Y eso no lo tenía previsto en ningún momento.

Pero no todo es tomarse cada día la medicación para que vaya bien. También hemos de tener en cuenta que la medicación y su efectividad se vea contrarrestada por los diferentes tipos de drogas que tomamos. Y a veces, incluso hemos de cuidar con la cantidad que llegamos a tomar, ya que también eso puede afectar.

Una cantidad menor puede dar el mismo subidón a un seropositivo en medicación que a una persona sin VIH tomando una cantidad mayor. O mejor dicho, podemos tener, sin darnos cuenta, por tomarnos la medicación, una sobredosis con algunas drogas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *