Slamming

Drogas como la tina (metanfetamina), Ketamina, mefedrona y otras sustancias están siendo inyectadas antes y/o durante las sesiones o chills. Si decides practicar el “slam” hacerlo correctamente disminuirá riesgos graves para tu salud; dónde inyectar, el proceso de la inyección y el equipo necesario.

¿Dónde inyectarse?

Saber más
  • Ve cambiando la zona donde te inyectas para cuidar y reducir las cicatrices.
  • La parte baja de los brazos y las piernas son los sitios más fáciles y seguros para hacerlo.
  • El cuello, el pene o el área de la ingle son los sitios más peligrosos. Hacerlo provocará daños (a veces graves) casi con toda seguridad

Pasos para una inyección segura    

Saber más

1. Comprueba si tienes todo el equipo necesario. Asegúrate de que es todo nuevo y estéril. Lávate, con agua y jabón, las manos y la zona donde te vas a inyectar.
2. Disuelve la sustancia en suero o agua esterilizada, en una cuchara o recipiente también estéril. Si tienes que calentarla, que no hierva (esto puede hacer que se espese al enfriarse). Introduce la solución en tu jeringuilla a través de un filtro.
3. Sostén la jeringuilla con la aguja apuntando hacia arriba, y da golpecitos con el dedo hasta que las burbujas suban a la superficie. Presiona el émbolo hasta que aparezca una gota en la punta de la aguja. Lamer la aguja la llena de bacterias, que pueden causar infecciones en el sitio de inyección, hinchazones y abscesos.
4. Encuentra una vena en la que no te hayas inyectado recientemente, y encuentra una postura en la que permanecer quieto mientras te inyectas.
5. Limpia la piel con una gasa o algodón con alcohol. No toques la piel después de haberlo hecho.
6. Mantén el ángulo de inyección superficial, y el ojo de la aguja hacia arriba. Cuando creas que estás en la vena, retírala para revisar si sale sangre; si no lo hace, retira un poco la aguja y vuélvelo a intentar.
7. Una vez que la aguja está en la vena, suelta el torniquete para evitar añadir una presión innecesaria sobre las venas. Nunca hagas slam con el torniquete apretado.
8. Inyecta lentamente. Luego retira cuidadosamente la aguja.
9. Presiona con una gasa o algodón sobre el punto de inyección durante al menos un minuto.
10. No volver a tapar la aguja, ya que podrías lesionarte. Simplemente tírala directamente en un recipiente adecuado, para evitar que otra persona la reutilice por error.
Para evitar la transmisión del VIH y la hepatitis C, utiliza una nueva aguja estéril cada vez, y no compartas tu equipo. Si no pudieras tener tu propio material esterilizado y decides pincharte, puedes limpiarlos con agua y algún desinfectante como la lejía para reducir el riesgo de infecciones, pero ojo, no te olvides de aclarar bien el desinfectante antes de la inyección.

Cuando te vayas a inyectar

Saber más
  • Usa siempre agujas delgadas y cortas. Las utilizadas para la inyección de insulina son las más adecuadas.
  • Inyecta al menos a un centímetro de distancia de la última zona utilizada.
  • Trata de no inyectar por debajo de un punto reciente en la misma vena: hazlo por encima (hacia el corazón), para que el sitio anterior no se irrite dos veces.
  • Filtros: Muchos hombres meten la sustancia en la jeringuilla, la llenan de agua y la agitan para disolverla; pero partículas diminutas que no se disuelven pueden provocar problemas. Utiliza un filtro para introducir la solución en la jeringuilla, sin reutilizarlos, ya que podrían causar abscesos u otras infecciones.
  • Encontrar la vena: Es más seguro utilizar las venas del antebrazo. Intenta siempre inyectar en la dirección del torrente sanguíneo hacia el corazón.
    Aprende a alternar la inyección en los brazos derecho e izquierdo. Así das más tiempo a que se recuperen las venas. Las venas en las manos y los pies son pequeñas y vulnerables. Utilizarlas puede ser doloroso, y el riesgo de dañar la vena es alto. Si decides inyectarse en las manos, quítate cualquier anillo que lleves. Para dilatar las venas puedes rotar los brazos o darte una ducha o baño caliente antes de la inyección.
  • Utiliza un torniquete solo en el caso de que no puedas encontrar una vena. Para hacerlo, ponlo alrededor de la parte superior del brazo y aprieta el puño varias veces. Si lo haces demasiado apretado se estrecharán las arterias y será más difícil encontrar las venas. Utiliza algo elástico que sea fácil de aflojar sin soltar la jeringuilla.
  • Evita tocar las arterias. Suelen encontrarse más profundas bajo la piel y tienen pulso. Si sientes mucho dolor al hacer slam, o si el émbolo es empujado hacia atrás por la sangre, o si está espumosa al retirar un poco el émbolo, probablemente te has inyectado en una arteria. En ese caso, retira cuidadosamente la aguja y presiona la zona utilizada por lo menos 15 minutos mientras mantienes el brazo levantado. Si el sangrado no se detiene, llama a una ambulancia.

Si necesitas información adicional o personalizada no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

 

Puedes consultar también la nueva guía sobre slamming del Grupo de trabajo sobre tratamientos del VIH (gTt-VIH), disponible desde: http://gtt-vih.org/files/active/1/Guia_slamming_web.pdf