Si a alguien le da un chungo

Los usuarios suelen llamar “chungo” a un episodio de “sobredosis” que es exclusivo del consumo de GBL/GHB (`G´).

A las dosis se les suele llamar “chorri” (de chorro).

La medida de las dosis que se suele utilizar es la del gotero del frasco donde viene el G (para venta y por su comodidad, se suelen utilizar botellitas de 20-30 ml). Por lo general, lo que se suele aplicar en una toma es de 1 a 2 dosis, o sea de 1 ml a 2 ml. Los dosificadores (goteros) con la medida marcada en ellos, pueden ser adquiridos en algunas farmacias. Lo que puedes hacer es, cada vez que compres una botella de G, cambia la tapa por una tapa que contenga el dosificador con medida.

¿Por qué se produce un chungo?

El GHB es una droga depresora (retarda o ralentiza la actividad del sistema nervioso central), que a dosis altas induce a la relajación muscular, disminución de la velocidad de los movimientos y de los reflejos, somnolencia, disminución del nivel de consciencia en diferentes grados, etc.; pero a pequeñas dosis o dosis recreativas puede provocar aumento de la sociabilidad, animosidad, sensación de bienestar, euforia, efectos pro-sexuales (incremento del deseo de tocar, aumento de la libido, orgasmos más intensos). No calibrar la dosis exacta para que sea recreativa, es lo que puede hacerla tóxica, provocando un chungo.

Un chungo se puede producir por diversos motivos, situaciones o circunstancias.

Saber más

Al diluirse en una bebida, dificulta la dosificación adecuada (el efecto puede variar al poner una dosis en según qué cantidad de líquido haya en un vaso)
Cuando se consume junto a bebidas alcohólicas, se toma ketamina o algunos medicamentos ansiolíticos (p.e. Valium©).
Cuando las tomas no se espacian según el tiempo establecido entre dosis y dosis. A veces nos desesperamos porque sentimos que el G no nos sube y pensamos que no hemos tomado la suficiente cantidad y volvemos a tomar otra dosis, lo que lleva a que la sustancia se acumule en el cuerpo.
Por accidente, tomar una bebida que se desconocía contenía G.
Por aceptar la invitación de bebidas de un desconocido (en un local de sexo) y confiar en su palabra al asegurar que la bebida no contenía G.
Al preparar las dosis para varios, y como algunos piden dosis más altas, no recordar en qué vasos las pusieron.
Por estar demasiado colocados que no nos acordamos de haber tomado recientemente una dosis.
Por pensar que ya se nos pasó o se nos cortó el efecto del inicio de un chungo y volver a tomar otra dosis.

Tipos de chungos:

Los efectos de una sobredosis de G pueden variar de persona a persona (factor individual) y están en función del cansancio, mezcla con otras drogas, consumo de alcohol, no haber comido, etc.

En general, se pueden describir tres tipos de chungos:

Saber más

Estado de inconsciencia: Es quedarse sumergido en un profundo sueño de ahí que se diga también a alguien que le dio un chungo de este tipo que “dobló”.
Estado de semi-inconciencia: la persona puede estar echada y dar gritos, gemidos fuertes, alaridos, moverse agitadamente (revolcarse), retorcerse, tener espasmos musculares o convulsionar (como un ataque epiléptico). En algunos casos se ha observado que pueden echar espuma por la boca. Después de un rato, algunos se llegan a quedar dormidos.
Alteración de la conducta, con agitación motora, que puede ser errática, robótica, bizarra (p.e. actuar como perro), sobre-desinhibida, hiper-erotizada, etc. A quienes le da este tipo de chungo se suelen poner tercos u obstinados (no hacen caso a nadie), por lo que puede ser difícil gestionar la situación. Algunos pueden llegar a quedarse dormidos.

¿Qué señales hay de que te va a dar un chungo?

El chungo más frecuente es el de quedarse inconsciente, pero previo a estar en este estado, hay algunas señales que nos indican lo que está por venir.

Saber más

Reacciones físicas: Sudor intenso, piel pálida, mareos, náuseas, vómito o dolor en el pecho.
Estar confundido, agitado o agresivo durante más de 15 minutos.
Movimientos torpes o pérdida de equilibrio (vértigo).
Aletargamiento progresivo: Perdida de la atención, dificultad para mantener los ojos abiertos y para hablar, somnolencia.

Al caer en profundo sueño, es muy difícil despertar a alguien que le ha dado un chungo de este tipo. No hay ninguna reacción a ruidos fuertes o al ser agitados suavemente. Este estado de coma suele durar una o dos horas y durante este lapso se podría observar, no en todos los casos, que la respiración es lenta, superficial o interrumpida, ronquidos o hace ruidos al respirar, y el pulso es lento o muy débil.

¿Qué hacer si a alguien le da un chungo?

¿Qué hacer si alguien está inconsciente?

Muchos hombres (y sus colegas) que suelen tomar G ya conocen cómo son sus chungos y, en el caso de que lleguen a dormirse, entienden que no pueden hacer nada más que esperar hasta que se recuperen. Ellos saben que lo que les pasa es algo que su cuerpo tiene que metabolizar durante un rato. Aún en estos casos, como no se puede saber a ciencia cierta si se trata de una fase esperable, sin mayores consecuencias (sólo quedarse dormido), o de una real emergencia médica (un coma), puedes considerar lo siguiente:

Saber más

En la medida de lo posible, no dejar sola a la persona. Si no puedes estar pendiente todo el tiempo, cuando lo dejes solo, asegúrate de que no rodará sobre su espalda. Si tienes que irte inesperadamente del lugar, trata de despertarlo, así él sabrá que no hay nadie que lo pueda cuidar como le gustaría y tú te aseguras de que, en esas circunstancias, se encuentra relativamente bien.
Si el chungo ocurre en un local de sexo, hablar con los encargados para que pueda ser llevado a un lugar donde pueda estar seguro y sea monitorizado. En el caso de las saunas, como las puertas se cierren por dentro, se corre el riesgo que otros puedan entrar y los toquen pensando que se están haciendo los dormidos o que tienen la fantasía de la violación.
Llevar a la persona a la parte más ventilada del lugar, donde le pueda alcanzar aire fresco (por lo general, en los espacios donde se tiene sexo con drogas, el ambiente suele estar muy cargado por el humo del tabaco, los olores derivados de la transpiración o del sexo mismo, etc.). Lo ideal es que la persona deba estar siempre a la vista por lo que no la lleves a habitaciones distantes donde no puedes estar todo el tiempo pendiente de él.
Colocar a la persona en el suelo, de costado para evitar que, si vomita, se ahogue, o no se muerda la lengua si convulsiona.
Taparlo si hace frío.

Si no te sientes tranquilo y/u observas algunos signos que te parecen extraños o fuera de lo común:

No esperar a que se le pase, porque la persona puede no mejorar o ir a peor.
Llamar al 112 y explicar la situación y el sitio en el que estáis. Quizá pueda darte apuro llamar a una ambulancia si surge la necesidad, porque podría implicar tener que dar por concluida la fiesta, pensar que pasarás vergüenza, armar jaleo, que aparezca la policía, etc. En este caso tendrías que sopesar si las potenciales consecuencias de no buscar/conseguir ayuda (p.e. que la persona muera, imputación de un delito penal) superan el miedo a llamar a la ambulancia. Si el miedo está relacionado principalmente con la posesión de drogas, echarlas al WC y tirar de la cadena antes de que llegue la ambulancia te liberará de ellas.
Si sus síntomas empeoran, pedir ayuda médica a otra persona.
Permanecer con la persona y controlar su respiración continuamente hasta que llegue la ayuda.
Si la persona deja de respirar, y si sabes cómo hacerlo, puedes hacer respiración artificial y compresiones (30 compresiones en el pecho y 2 insuflaciones)..
Cuando llegue la ambulancia, diles lo que la persona ha tomado (si lo sabes).

¿Qué hacer si alguien está consciente?

Saber más

Puede ocurrir que a alguien a quien le comienza a dar un chungo se asuste por las reacciones físicas que está sintiendo:

Si comienzan a entrar en pánico y respirar rápido, llevarlos a un lugar tranquilo donde te puedas sentar con ellos y asegurarles que pronto se encontrarán mejor.
Hacer que respiren profunda y lentamente.
No dejarlos solos.
Si sus síntomas empeoran, pedir ayuda médica a otra persona.
Llamar al 112 y explicar la situación y el sitio donde estáis. Quizá pueda darte apuro en llamar a una ambulancia, porque podría implicar armar jaleo, que aparezca la policía, etc. En este caso tendrías que sopesar si las potenciales consecuencias de no buscar/conseguir ayuda (p.e. que la persona muera) superan el miedo a llamar a la ambulancia.

 

En el caso de las personas que están teniendo un chungo de comportamiento:

El acercamiento no debe ser comandatorio (no obligarle a hacer cosas, como llevarlo a la fuerza para que se duche).
Hablarle de manera amigable y proponerle hacer cosas juntos (pedirle permiso: “¿Qué te parece si vamos a la ducha para refrescarnos un momento?”).
No hacerle reproches por haberse puesto así o por el estado en el que está.
Si está en un espacio donde hay otras personas, llevarlo a un ambiente privado (si ocurre en un local, su comportamiento puede molestar/incomodar lo que puede llevar a que se quejen y terminen echándolo o no volver a permitirle el ingreso. También para cuidar su imagen –pensar que si fuéramos nosotros, no nos gustaría que nos vean así-).
Echarle agua con fuerza a la cara, puede hacer que lo haga volver en sí, aunque sea por un instante. Aquí puedes aprovechar para llevarlo a la ducha o a una habitación privada.
Si lo llegas a llevar a un espacio privado, trata que se quede ahí hasta que se le pase y no lo dejes solo. Muchas veces se llegan a quedar dormidos.
En caso no haya manera de que te haga caso y necesites moverlo de espacio, solicita la ayuda a otra(s) persona(s). En estos estados, muchos adquieren una fuerza inusitada.
Evitar o impedir que lo echen a la calle estando en ese estado (si se permitió que se enchungue, se tiene que tolerar el mal momento).
Si lo ayudaste (y no lo conocías) y te lo vuelves a encontrar en otro momento, no tomes a mal que no te salude o que sea frío contigo, lo más probable es que no se acuerde del incidente ni que fuiste tú quien lo ayudaste.