Nostalgia

 501 total views,  4 views today

Texto por Anónimo.

Me gustaría empezar de una manera más poética, pero supongo que tengo demasiada prisa por expresarme como para pensar en un inicio decente. Hoy, con colegas, con compañeros y con desconocidos he grabado escenas para un documental de ChemSex. 

Me podía dar trigger? Quizás. Podría salir de allí avergonzado? Quién sabe. Me moría de ganas de hacerlo, y ciertamente, me he recreado en ciertos instantes. La simulación de poner la tina en la pipa, de calentarla, preparar todo el atrezzo con el cuenco, los vasos de chupito, los cockrings y demás. 

En esos momentos, qué acojone, colega. Me estaba deleitando en esos rituales para alimentar al mono? Saldría de ahí y me perdería en la noche? Estaba inestable emocionalmente y por eso me estaba tomando ese tiempo tan poco prudente? De dónde venía todo eso?

Sin decir nunca volveré a hacerlo, que después ya sabemos como acaba el cuento, me he dado cuenta que lo que estaba haciendo sí era un deleite, reproducir una fantasía del pasado. Recreaba esos momentos que vinculaba con el placer y la desinhibición una y otra vez, recordando cómo me cambió todo eso. Pero ahora, delante del ordenador, intentando picar las teclas de manera coherente, para no dejarme nada, lo veo como un duelo.

Me doy cuenta de que no volvería a disfrutar de esos momentos como antaño, ni de la tina como lo hacía. Ahora ya sé a lo que me lleva, los fantasmas que despierta, mecanismos en mi cabeza, sentimientos de culpa, de vergüenza, ansiedad, desesperación. Desesperación. Para mi ya no es diversión, sólo un calvario. 

Cuando llenaba esa pipa de azúcar, lo miraba como si fuera el némesis que evocaba, y veía, en perspectiva, que nunca sería lo mismo. Que nuestra relación de amor se había acabado y que sólo quedaba el odio. Y la nostalgia quizás. 

Y de esa nostalgia me agarraba bien fuerte para nunca olvidar lo bueno, y cuán bueno fue, y cómo de tan bueno a tanto mal me llevó que se llevó de un plumazo la nostalgia de aquello que había sido bueno hasta entonces.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *