Mi primera vez

 448 total views,  2 views today

Me acababa de cambiar de casa y por fin después de un tiempo compartiendo volvía a vivir solo. Entre otras cosas eso significaba que podría invitar tíos para follar libremente. Podría utilizar el comedor, incluso ver porno en la tele grande del comedor! Mis sueños de imitar lo que yo había visto y vivido en otras casas los podría ahora hacer realidad en la mía! Bienvenido a mi nueva libertad!

Aquel francés, guapo y morboso como todos los franceses, no recuerdo si fue el segundo o el tercero que pasó por mi casa en aquella recién inaugurada independencia. Nada más entrar y acomodarse me preguntó si podíamos invitar a un tercero, un colega suyo. No solo iba a tener sexo en mi nueva casa si no que íbamos a montar una orgia. Aquello ya era el súmmum de mis sueños.

La foto del chico no me… como decirlo, no era mi estilo, pero después de la insistencia del francés por invitarlo, cedí. Algo muy bueno había de tener aquel chico para que mi francés me implorase que por favor lo incluyéramos en el programa.

A los pocos minutos ya estaba picando al timbre. ¿Cómo puede ser que haya llegado en menos de 5 minutos? No es vecino, no me suena su cara. Le pregunté al francés. Si vive aquí mismo en la esquina me respondió. Obviamente llegaron los dos juntos y uno subió a convencer al dueño de la casa, a un servidor, que invitara también a su colega, que esperaba abajo. Eso yo lo supe luego.

El recién llegado se presentó, era un tipo algo mayor que nosotros, de trato agradable y con tremenda polla, rápidamente recordé sus fotos de Grindr. Como olvidar algo así. Habíamos hablado un par de veces pero le había dicho que no estaba interesado y creo que después lo bloqueé. Y cosas de la vida, ahora estaba en mi comedor desnudándose y tan feliz con su colega francés y el chico nuevo que lo había bloqueado y que acababa de llegar al barrio.

A los pocos segundos, después de la presentación un tanto forzada… sacó de su mochila una serie de frascos y zumos y lo que yo luego llamaría una pipa de agua.

¿Quieres? Me dijeron los dos.

Al minuto de subir a mi casa me estaban ofreciendo Tina y G. Había montado un chill y yo sin saberlo.

De ahí la insistencia del francés en invitar al otro. Ahora ya sabía lo que tenía aquel chico para que el francés me insistiera tanto. Se llama adicción y yo la iba a conocer también aquella tarde.

De chills hasta entonces yo había ido solo a tres y siempre fui el raro que nunca tomaba nada. Conocía los nombres G, Tina, Chorri… pero nada más. Esta vez, no sé si fue porque era mi casa y eso me daba una falsa sensación de control o porque los gays somos criaturas extremadamente curiosas me dije: ¿por qué no?

Antes pero les dije, chicos explicadme bien qué es y cuáles son los efectos. No recuerdo bien la explicación, solo que tenía que combinarlas las dos, porque cuando una te daba un bajón la otra te daba un subidón o cualquier mierda por el estilo. Me contenté con un mínimo. Supongo que la decisión ya estaba tomada y verlos a ellos soplar de aquella pipa con aquel ruido que hace el aire con el agua, era entre excitante y mágico.

Y fue así. A los pocos minutos ya era yo quien les enseñaba a ellos como poner el soplete para no ennegrecer el vidrio de la pipa.

Mi primera sesión duró casi 24 horas.

Aquella noche no dormí.

Ni la siguiente.

Aquella noche fue solo la primera de muchas.

Relato de: CONFINADO.

4 respuestas a «Mi primera vez»

  1. Es mágica la manera en la que comienzas tu relato. Siento percibir sensaciones como madurez, libertad, crecimiento, sorpresa… y siento percibir valores como la llamada del físico de otros, cosa de la que… ¿quién no se ha dejado llevar alguna vez por eso?
    La manera de empezar a contar tu historia, y la manera en la que acabaría este primer capítulo tiene una manera pura de llegar en mi… y son tantas las preguntas que te haría…. siento que habría algo en ti… que quizá haciendo preguntas lograra descubrir. Gracias por este inicio tan maravilloso y por darme la oportunidad de buscarlo.

  2. A mi el relato me parece el inicio de una pesadilla. Yo he probado las drogas y no es nada guay depender de una sustancia para disfrutar del sexo. De hecho llevo cuatro meses sin probar el popper y mis relaciones sexuales son una mierda por ahora. Lo que si he notado es que tengo mejor memoria.
    También probé la mf y es otra mierda….por ahora lo llevo bien ya que mi consumo era muy esporádico, una vez cada cuatro meses más o menos, lo dejé durante ocho meses y caí y ahora pues nada 4 meses bien. De hecho me cogí clamidia y tb amevas, esto último me tuvo un año con diarrea, así que dejaros de chorradas y dejar de decir que libertad, madurez, morbo…etc…para mí todo ha sido negativo y ahora no disfruto del sex como antes….en fin supongo q con el tiempo irá a mejor. Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *