La masturbación compulsiva y el porno

 540 total views,  4 views today

No es poco usual que alguien se quede en un bucle continuo viendo porno e intentando masturbarse mientras continúan tomando drogas, estando así durante horas y horas en esta práctica sin saber cómo terminar. Puede ser porque prefieren no quedar con nadie y colocarse ellos solos, o tal vez porque ya han estado con gente pero ahora han vuelto a su casa, o la persona que estaba con ellos se ha ido hace ya un buen rato y piensan que quedar con alguien más ya no sea una buena idea. 

En todos esos escenarios, se pueden ver como están saltando de una película porno a otra, intentando encontrar la escena perfecta y excitante en un ambiente muy desordenado, hora tras hora sin saber cómo acabar. Si todo esto te suena familiar, aquí tienes unas ideas que te pueden ser de ayuda:

    • Intenta recordar que en algún momento, tú tendrás que parar. Puede ser en una hora o puede ser en 12 horas, sólo es cuestión de tiempo. Claro está, que cuanto más tiempo estés frente a tu ordenador tomando drogas, mayor será el precio que deberás pagar después: cansancio, altos niveles de sentimientos desafiantes como vergüenza o culpa, o arrepentimiento, etc. 
    • Si tu plan es empezar a disminuir tu colocón, lo primero que debes de hacer es parar de tomar drogas. Cuanto antes pares, más temprano empezarás a sentirte cansado y antes acabarás. Si este es tu caso, pero quieres ir disminuyendo mientras ves algo de porno, haz un esfuerzo y bebe y come mientras lo estás viendo. Psicológicamente empezarás lentamente a prepararte mentalmente para acabar, y te será mucho más fácil que si continúas usando drogas.
    • Ten en cuenta que esa escena perfectamente excitante no existe. La insatisfacción es un sentimiento muy común cuando hablamos de drogas, y saltar de una película a otra es un ejemplo de ello. La escena que puedes estar viendo ahora es tan excitante o no tan excitante como aquella otra que estabas viendo hace 6 horas. 
    • El porno puede ser de mucha ayuda para nosotros para no tener que pensar demasiado, y a veces demoramos la masturbación porque esta actividad es la única cosa que viene a nuestra mente que podemos hacer mientras aún estamos colocados, teniendo que afrontar difíciles emociones como la soledad o la culpa, siendo lo que nos mantiene ahí, y eso da mucho miedo. Por eso es de mucha ayuda el hacer un plan de lo que se puedes hacer una vez paras: respira, tómate 2 minutos y prepárate: intentar masturbarte rápidamente para poder seguir adelante, y si no puedes o te es difícil incluso conseguir la erección, ponte una hora límite para estar viendo porno. Este plan necesita explorar lo que harás una vez que pares: puedes escribir tus sentimientos o escribirte una carta a tí mismo (normalmente esto es una actividad muy reconfortante, dándonos la oportunidad de expresar lo que tenemos en nuestros corazones), puedes limpiar la casa o hacer un poco de jardinería, puedes tomarte un relajante y cálido baño o una larga ducha con tu música favorita y velas; cualquier cosa que puedas hacer para poder seguir adelante. 

Ten en cuenta que a menudo, el momento más difícil es el primer momento cuando paras de poner porno en la pantalla. Es por eso que el tener una actividad con la que distraerte ya disponible para ese mismo momento con la que conectar te ayudará. Después de ese momento, cuando ya has avanzado, las cosas serán mucho más fáciles. 

Este artículo es una traducción realizada por Foxy y revisado por Gerard Funés. El artículo original lo podéis encontrar en la web de la ONG británica Controlling Chemsex, y el link para este artículo en concreto es https://www.controllingchemsex.com/tips-and-information/tips/compulsive-masturbation-and-porn. Les agradecemos que nos hayan dejado publicar una traducción de este artículo.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *