Un luto para siempre más

 54 total views,  42 views today

Estoy borracho. Es así y prefiero dejarlo claro antes de que alguien se moleste en leer estas líneas. Borracho a la vez que infeliz, frustrado y enjaulado. Me ha apetecido escribir así, sin ton ni son porque creo que este es el momento en que, pese a mi ligera incapacidad etílica, puedo expresar mejor lo que tengo en mente. Constantemente. Día tras día. Y que cristaliza en momentos como este, los más atómicos.

Esto es un luto, una renuncia, un duelo, un quéseyó donde se mezcla dolor, tristeza y nostalgia.

Desde que decidí abandonar el chemsex (decidir? tener que?), mi vida ha sido un freno constante. Mi vida social ha quedado descabezada, entrecortada, sujeta a esos momentos de abismo en los que tienes que, pese a que se te lleven los demonios, volver a casa forzadamente.

Hoy salí a tomar algo. Después cenar. Después algunas copas más. Y mis amigos han decidido ir a un club de sexo. Para mi ha sido el fin de la noche. Nox interruptus, o como se llame. Es la señal que yo me tengo que retirar, mal me pese. Llevo ya dos años así, y nunca se acaba. Nunca veo el momento de decir “esta vez sí, esta vez podrás controlarte”. Nunca pasó y sé que nunca pasará. 

Y con esto me doy cuenta de que parte de mi vida se fue por la borda cuando tomé esa decisión (de la que no me arrepiento), para salvarme. Ya nada volverá a ser lo mismo. Ya no podré explorar esos recobecos de mi sexualidad ni sumergirme en nuevos placeres, porque siempre los vincularé a las drogas, y estas serán un fantasma que acechará en las sombras de cualquier cuarto oscuro, cualquier portal o baño de discoteca.

Tengo que acostumbrarme a ello pero no pasa nunca. Pisar una sauna? Ya nunca jamás. Pero lo deseo. Deseo eso que tanto me jodió y deseo no tener ese deseo. O volverlo a descubrir otra vez de cero, aunque me diera problemas, pero desde la tabula rasa de la no-dependencia, ni física ni psicológica, a la tina, a la mefedrona al slam al globo a la sensación de que todo va bien aunque no vaya bien.

Pero pasó. Y con esta cruz tendré que vivir. Con el freno de mano agarrado cada vez que la situación vaya cuesta arriba. Con la auto-represión como bandera. Y con todo esto me pregunto: qué ha sido más dañino para mi, el descontrol con las drogas o la huella indeleble que han dejado en mi cabeza para siempre más pese a no tomarlas?

 

La masturbación compulsiva y el porno

 539 total views,  3 views today

No es poco usual que alguien se quede en un bucle continuo viendo porno e intentando masturbarse mientras continúan tomando drogas, estando así durante horas y horas en esta práctica sin saber cómo terminar. Puede ser porque prefieren no quedar con nadie y colocarse ellos solos, o tal vez porque ya han estado con gente pero ahora han vuelto a su casa, o la persona que estaba con ellos se ha ido hace ya un buen rato y piensan que quedar con alguien más ya no sea una buena idea.  Continuar leyendo «La masturbación compulsiva y el porno»

Maldita Madrugada, Bendita Tarde

 947 total views,  3 views today

Escrito por Sergio Cuho

“El sentirse fuerte y seguro de lo que uno quiere y desea no es más que la señal de alerta de que algo está a punto de ocurrir”

Después de una muy mala experiencia en Marzo de 2021, donde terminé en el hospital con un brote psicótico como nunca había tenido, decidí que las drogas y yo habíamos terminado, si no totalmente, al menos de la manera en que lo estaba haciendo hasta aquel momento. Opté por lo que todos hacemos cuando nos pasan estas cosas, borrarnos las aplicaciones y eliminar cualquier contacto de nuestro teléfono móvil. ¿Sirve para algo? Desde mi punto de vista absolutamente NO, ya que si lo quieres lo vas a encontrar sin mucho trabajo.  Continuar leyendo «Maldita Madrugada, Bendita Tarde»

1 piña = 1 euro!

 665 total views,  4 views today

 

Hoy, camino a la frutería, me he encontrado con esta pintada. No me supone ningún trastorno, ni trigger, ni nada, pero sí me ha sorprendido encontrar una pintada así en mi barrio, en mi calle. Y me hace pensar en cómo se debe haber extendido la tina en la ciudad, en nuestras vidas. Sobre todo en el colectivo gay. Está claro que también hay heteros que la consumen, pero en el mundo gay del chemsex es la reina en todos los saraos. Bueno, en los míos no. Yo decidí dejarla hace 6 meses. Continuar leyendo «1 piña = 1 euro!»