DIECISEIS: La vez que intenté parar

 193 total views

Al poco tiempo de morir mi abuela me dije a mí mismo que era momento de parar toda la locura que estaba llevando en mi vida. Y es por esa razón que decidí ir a hablar con mi doctor de cabecera en el CAP para hacer terapia. La decisión de contárselo a él y pedirle ayuda fue en gran medida. Lo hice porque con él tengo confianza y ha sido mi médico desde los 14 años.
Continuar leyendo “DIECISEIS: La vez que intenté parar”

QUINCE: El apoyo en el ser menos esperado

 202 total views

Nunca pensé que llegaría a tener como mascota un perro, pero así fue. Llegó con la excusa de ser para mi sobrina, aunque en realidad era para toda la familia. Como siempre, la imagen más típica es aquella en que el padre de la casa se niega a tenerlo en casa, pero hoy en día, creo que le quiere más incluso que a su nieta. Continuar leyendo “QUINCE: El apoyo en el ser menos esperado”

ONCE: Muerte, duelo y drogas, un mix explosivo

 312 total views

De estos grises días de Agosto me acordaré toda mi vida. Un jueves por la mañana, estando en la oficina después de volver de vacaciones (una semana de fiesta y Circuit y otra semana en el sur con mi familia), mi padre me llamó para decirme que volverían el sábado a casa, adelantando el viaje. La razón fue que les llamaron desde la residencia donde estaba mi abuela diciendo que ya no iba a durar demasiado. Continuar leyendo “ONCE: Muerte, duelo y drogas, un mix explosivo”

DIEZ: Fiestas y más fiestas

 424 total views

Era un Circuit con el que empecé yendo al concierto de Beyoncé, al que fui con un amigo argentino (del que ya hablaré en otro momento) y un amigo suyo de Madrid. Era la primera vez que iba a un concierto de estas características (os lo recuerdo, hasta hacía bien poco, rara vez salía de fiesta o hacía algo de lo que normalmente mucha gente suele hacer desde los 18 años o antes). Y para amenizarlo, me tomé junto a mis amigos, un poco de éxtasis. Continuar leyendo “DIEZ: Fiestas y más fiestas”

NUEVE: Los amigos

 366 total views

Dicen que los verdaderos amigos se pueden contar con los dedos de una mano, y tal vez sea verdad. Pero si eso se lo dicen a alguien que, como yo, donde en el colegio la gente sólo se hacía “amiga” mía por el hecho de sacar mejores notas por una cantidad menor de trabajo. Eso se debía a que era siempre yo quien acaba terminando y ultimando todos los trabajos.

Finalmente, me di cuenta de que toda esos “amigos” estaban conmigo sólo por esa oportunidad de sacar mejores notas, saboreando ese agrio gusto del abuso, directo o indirecto hacia mí, por tal de sacar un provecho por su bien y sin luego preocuparse de cuales eran mis sentimientos cuando ya me hice consciente de lo que pasaba a mi alrededor. De esa forma, me acabé haciendo propenso, cada vez más, a ser reticente cuando la gente se acercaba a mí para cualquier tipo de trabajo del colegio. Continuar leyendo “NUEVE: Los amigos”

OCHO: Zoom y la realidad nocturna aumentada

 837 total views

No me acuerdo bien cómo descubrí el fascinante mundo de Zoom. La cuestión es que a esto me enganché más rápido incluso que a la tina… Lo mejor fue que combiné ambos, ya que lo que hacía era ponerme a fumar mis pipas (y lo digo en plural, porque fumaba con mi pipa normal, con la de agua o con el bong indistintamente).

Y es que, con cada calada, me iba liberando más y más, sobre todo mirando las cams de los otros integrantes, desnudos, cachondos cuales perras en jauría, haciéndose pajas o follando. Continuar leyendo “OCHO: Zoom y la realidad nocturna aumentada”

SIETE: Jara y sedal, o la fauna en la sauna

 429 total views,  1 views today

La sauna, tal y como he hablado antes, puede ser un mundo atractivo, en el que todo es seducción, donde crees encontrar amistades y amores, que una vez sales por sus puertas, tanto ellos como tú, todas esas sensaciones desaparecen tras la ostia que te pega el sol cegador de las doce del mediodía después de haberte tirado dentro de la sauna dos o tres días seguidos y haberte gastado más de 150 euros entre la entrada, reentradas, cabinas privadas, bebidas y algo de comer. Continuar leyendo “SIETE: Jara y sedal, o la fauna en la sauna”

SEIS: La sauna, o mi segunda residencia

 507 total views

A mí siempre me gustó ir a la sauna. Entraba un sábado después de fiesta, pagaba la entrada, me desnudaba y me ponía la toalla y subía hasta la zona de las cabinas. Daba un par de vueltas y me metía en una de las cabinas con alguien que me molaba. Follábamos, me corría y ya está. El arte de descargar estrés por 20 euros. Y así hacía de vez en cuando. Continuar leyendo “SEIS: La sauna, o mi segunda residencia”