Como la tina salvó mi vida – Primera parte

 659 total views,  3 views today

MI PRIMERA CITA CON LA MAYOR DE LAS REINAS Y EL FOLLETEO CON DESCONOCIDOS

La primera vez que probé la metanfetamina fue con 22 años en el 2015, un vecino me insistía casi cada fin de semana a que fuera a una chill que organizaba en su casa. Nunca antes había participado en una, me había montado juergas pero con colegas. Ese año fue justo cuando el chemsex estaba en auge en España, casualmente después de que varios medios de comunicación se hicieran eco del documental Chemsex de Vice con títulos tipo “Gais, sexo y drogas. Una moda peligrosa” y, aunque no sea una moda, los chills se multiplicaron. Si no habéis visto el documental, os lo recomiendo si queréis conocer una pequeña parte de la realidad del follar con drogas, la más extrema y problemática. Si estáis pensando que por llamarse como el fenómeno, iba a representar todas las realidades objetivas, os equivocáis. El sensacionalismo sí está de moda, y la estigmatización también, la combinación con algo tan morboso como gais follando con drogas nuevas es el cóctel perfecto. ¿Cómo tratarías el tema? A partir de testimonios vivenciales, pero claro, si solamente cuentas con personas en tratamiento esto parece Mordor. Comento esto porque hay personas que creen que el uso inyectado es la nueva moda marica.

Si no os he convencido, hagamos un paralelismo, para que veas lo ridículo del asunto. Te encargan un documental sobre el consumo de alcohol, que tiene que representar la realidad de éste. Decides hacerlo a través de voces provenientes de Alcohólicos Anónimos o de algún centro de tratamiento, y te quedas tan a gusto, olé tu coño moreno. ¿Cuántas personas conoces que consuman alcohol?

¿Cuántas necesitan ir a tratamiento?

Volviendo a lo mío, en esa época había probado varias drogas, también follando, e intentaba estar informado y consumir de una forma más segura (y así dejé de  beber alcohol destilado). De la Tina sabía poco, la tenía vista pero de lejos, por sus ya conocidas hermanas: Sulfato de Anfetamina (speed para las amigas) y Dextroanfetamina. Lo que sí sabía es que, una droga al fumarse aumenta su potencial adictivo, el tabaco es un ejemplo claro. ¿Cuántas personas conocéis que fumen esporádicamente? ¡Hay que ir a los datos!

La probé esnifada, picó como un cojón, pero oye… si no llora el ojo, no lo cojo (refrán toxicológico del speed). Cuando la esnifé, se quedaron boquiabiertos, algunos no sabían que se podía tomar así. A ver caris, si una sustancia se puede hacer polvo, se puede esnifar, otra cosa es que te sienten bien por ahí. Total,  mucha droga y poco saber drogarse. Lo más divertido fue que uno, con intención de  hacerme una broma simpática, me soltó, “tan joven y metiéndose drogas por la nariz como un yonky”. Ante tal paternalismo, poco me faltó para decirle que, si supiera cómo drogarse como un adulto, sería consciente que antes de lo inyectado, viene lo fumado. Pero creí que poco caso me haría, me limité a mirarlo con cara de circunstancia, me pidió perdón. Más tarde, ya puestos en otra cosa, el listillo intentó varias veces llevarme meterme la zanahoria en el huerto, así que decidí no tocarlo ni con un palo. A la tercera vez que me daba a la fuga, lo captó.

TODO LO QUE TIENE DE BUENO, PUEDE TENERLO DE MALO

La experiencia me encantó, hasta que el ambiente del chill cambió, la mayoría se dedicó a estar más pendiente de las aplicaciones y fumar que follar. El listillo de antes no paró de fumar en toda la noche, “dobló” con el G dos veces (para las no enteradas, cuando utilizamos “doblar” es un eufemismo para decir sobredosis) y, al ser su segunda noche, pasó de pavo real a pollo desplumado. No me refiero a la pluma (¡viva ésta Mari!) ¿Sabéis ese perfil de gay que pone “mascxmasc” en las aplicaciones? ¿Que sólo cuelga fotos de él, su yo y su amigo, ego, en redes? A eso me refería, el que pasa más horas en el gimnasio que leyendo el diario. Que se utilicé el narcisismo y los likes para tapar una falta de autoestima lo entiendo, e intento no juzgarlo (pero la egolatría me supera), pero cuando va con esa misoginia y transfobia gay lo aborrezco. Nunca entenderé como, después de sufrir la homofobia en nuestras vidas, alguno sean capaces de ejercer la discriminación en otros.

Volviendo al chill, cuando el entorno no favorece, los efectos de las drogas cambian, al estar tan pletórica me fuí. El dueño me interpeló para que no me fuera y me preguntó por qué. “Fíjate en el resto y calcula más o menos cuánto hace que nadie folla”. Drogarse para quedarse enganchado al Grindr, evidencia que hay poca cultura de drogarse y mucha de colocarse. También me llamó la atención que, durante toda la noche, surgieron varios comentarios, con tono de queja, sobre cómo “tengo la boca seca” y “al loro con la resaca, que es muy dura”. Pero poco se hacía para remediarlo, los únicos momentos en que se hidrataban era cuando tomaban “G” y la alimentación se basaba en una dieta de ositos Haribo. Lo más nutritivo en el mercado. Caris ¿qué esperáis?

Al llegar a casa me obligué a comer, después vino un chico, qué polvazo, al cabo de unas pocas horas se largó. Descarté intentar dormir, aún iba sobreestimulado y sabía que, aunque lo consiguiera, si no quemaba toda la Tina, al día siguiente iba a ser horroroso. Así que el resto del día no paré, empecé a hacer cosas pendientes, de esas que nunca tienes tiempo. Hasta que me quede muerta en el sofá. Al día siguiente, un lunes universitario más. Lo único que me jodió fue no haberme corrido.

Al informarme un poco más sobre esta Diva y Reina Superiora, flipé en colores, cuando me fijé en su elevado potencial adictivo, similar a la heroína, y sobre las consecuencias sociales que estaba causando en países de Asia y Norteamérica. La preocupación era más por cómo la fumaban los tíos del chill, sin controlar dosis y dándole como si fuera un cigarro.

Más adelante, participaba en los chills esporádicamente, a veces una vez cada dos meses, otras una vez al mes, solía ir con las mismas personas, aunque siempre aparecían caras nuevas. Las épocas donde más participaba era cuándo tenía exámenes, por la ansiedad. Era bastante divertido esa época, iba a estudiar a la biblioteca nocturna (trabajaba durante el día) con speed, pero sin la mierda de cafeína, me deja taquicárdica pérdida. Montábamos un grupillo  de  amigos  gárgols (juerga drógofila: alguien que siempre le sienta bien todo) y nos pasábamos hincando codos hasta las 6. Aunque el speed concentre, la Tina tiene como añadido que aumenta el rendimiento intelectual, pero en esa época era demasiado cara, así que aprovechaba mis fugas para liberar el estrés, pagaba un poco de lo que consumía y a la hora ya estaba de vuelta. Los colegas flipaban que me pudiera quedar parte de la mañana siguiente. Que pena no haberla descubierto antes, mis notas eran buenas pero después del 8 no bajaba.

Poco a poco me dejaron de interesar, porque eran recurrentes ciertas situaciones similares a mi primera vez, me empezaron a incomodar, la gente desfasaba demasiado. A veces me sentía que iba a dar terapia en vez de follar, y aunque lo hacía a gusto, el sexo empezó a ser frustrante. Tampoco me extrañaba que los que consumían acabarán así, el gobierno hace poco esfuerzo más allá de decirte “la droga mata”, “es mala”, claro, después la pruebas y compruebas que no mata (y además es la ostia si no te pasas) ¿Qué haces? Pues se continúa, y como está prohibido no es necesario que enseñen a la gente cómo drogarse porque, claro está, que si legalmente está prohibida, ni se venden ni se consumen drogas, y si se habla de cómo hacerlo es apología, pero las ofertas de alcohol en el ocio y su publicidad en televisión es marketing comercial, nada de promover, aunque cada fin de semana se llene urgencias de intoxicaciones y comas etílicos de alcohol únicamente. La prohibición, y su contradicción, erradicará a las drogas cuándo yo sea hetero (y masculino), ósea, nunca. Únicamente hay que ver que cada día se consumen más drogas y hay más cantidad, en consecuencia, más muertes y poca información útil hay. Algo no funciona en esta guerra cuando, si cada día hay más drogas, pero mueren más personas, da a reflexionar. Yo directamente le cambiaría el nombre: La Guerra contra las Personas.

Total, decidí hacer un poco de marcha atrás, pero me llevé lo bueno de ese momento, las drogas y el sexo no normativo aprendido por la desinhibición sexual, a mi entorno, que lo disfrutan un poco bastanteme. Sí que es verdad que en alguna que otra acabé participando, en chills de casas ajenas o con agendados. En este cambio, lo que más me sorprendió fue que, al follar con amigos y rolletes, se redujo mucho el consumo de Tina, incluso cuando a veces la consumiéramos fumada (ni otras drogas). No me esperaba que la comodidad de estar en confianza y un entorno seguro tuviera tanto peso.

LA ESENCIA NATURAL DE TINA Y SUS AMIGAS

Así era mi relación con Tina hasta el 2017, cuando empecé una relación con mi ex-pareja. Al terminar la relación,  podría haber sido un marika más que culpase, sin razón, a la Tina por haber tirado del caballo blanco a mi príncipe azul. Directo a un pantano, transformándolo en el monstruo de la ciénaga, a lo Shrek, pero sin ser un payaso (a no ser que nos refiramos a Pennywise). Sí, sin razón, por el hecho de que estaría considerando una droga como si de una marica mala se tratara, en vez de lo que es: un objeto inanimado. En vez de eso, si no hubiera aparecido la Tina, o alguna amiga suya, hoy no disfrutaría de  mi  salud mental y, probablemente años más tarde, tampoco de la vida. Para comprender la historia, hay que entender ciertas cosas básicas.

Primero, las drogas son como un cuchillo. Por esencia no es bueno ni malo, depende de su uso, nuestra relación con éste y las consecuencias en nuestra vida y entorno. En otras palabras, no es lo mismo cocinar con un cuchillo, que matar a alguien, autolesionarse o hacer puntería con éstos. Aunque el resultado no depende únicamente de la intención, dependerá del tipo de cuchillo (uno de sierra o uno afilado), del entorno (buena o mala iluminación) y de la propia persona (concentrada o distraída). Por tanto, no sólo depende de la intención, si nadie nos informa y enseña a cómo utilizar un cuchillo, lo más seguro es que vayamos aprendiendo a base de ensayo-error. En este proceso de aprendizaje, lo más probable es que suframos algún percance en más de una ocasión, pero si nadie nos dice que cuánto más afilado esté el cuchillo, más se utilice sin saber y hacerlo con entornos poco adecuados, más puntos tenemos para cortarnos un dedo, o la mano. Afortunadamente esto no suele pasar frecuentemente, los cuchillos de cocina no están prohibidos, así que podemos conseguirlos de buena calidad e incluso nos enseñan a utilizarlos.

Segundo, el consumo no justifica ninguna conducta. Ni el alcohol, ni otras sustancias te vuelven mala persona de por se. Por cierto, el alcohol es una droga, la única que se haya comprobado realmente que genera neurotoxicidad, y el café también, pensad en todas las personas que se toman dos o tres cafés a diario, porque si no, no son personas. Si fuera ilegal, ya estarían en tratamiento. Las drogas son como potenciadores de emociones, y, a la vez, pueden desinhibir el autocontrol de una persona. Es decir, que se muestre sin filtros, ignorando las normas sociales. Por poner un ejemplo, el alcohol no tiene un efecto que te haga sentir la necesidad incontrolable de violar a alguien, eso se lleva de fábrica, aflorece la mierda que se tapa. El hecho de condenar y culpar a la droga, y no cambiar la educación permite que una persona no se responsabilice de su consumo. En el caso de las violaciones, con esta creencia, la droga ha sido utilizada como una atenuante para un violador y una agravante para la mujer agredida. Aunque en estos casos, lo más chungo es el machismo de trasfondo, capaz de convertir el estigma de consumir en una justificación para violar.

Tercero, y último, cuando una persona tiene un uso problemático, como la dependencia, las drogas no son nunca la causa, sino el síntoma de un malestar emocional. Pueden ser más conscientes (estrés  diario) o inconscientes (traumas en la infancia), pero todas generan ansiedad, tristeza o cualquier emoción que genera malestar, es aquí cuando las drogas y el chemsex acaba siendo para esa persona la solución  a  corto plazo de sus problemas, en él se evade para no pensar o aliviar para no sentir dolor. Aunque es algo evidente, poca intención ha habido para cambiar esta mirada, hasta que llegamos nosotras, las marikas chemsexeras. Los que acababa en terapia de abstinencia, y conseguían durar, al  dejar  el consumo también dejaban de follar, y se fueron a quejar. ¡Vaya! ¡Un aplauso, se dieron cuenta al fin! Gracias a esto los enfoques están cambiando.

En la segunda parte encontraréis más detalladamente cómo viví mi Maritrauma, así que, a las que os gusta el morbo, tocará esperar un poco. Fumaos un porro de CBD y con calma, que es Agosto.

Con amor y humor drogófilo,

MERMAID GÁRGOL

17 respuestas a «Como la tina salvó mi vida – Primera parte»

  1. un relato inverosimil que ternina, cómo no, con la “moraleja”. deberias conocer más, puesto que tu mismo lo exiges a los demás, qué efectos tiene el consumo continuado de tina en el cerebro. lo que haces en tu artículo es simolemente una frivolidad, bienintencionada, pero.una frivolidad. la tina no salva vidas. las desrruye. te da lo que buscas a unis niveles brutales, pero a condición de que vaya pudriendo silenciosamente tu cerebro. es un pacto con el mismo diablo. y por cierto..la pañabra “desinhibición” está mal.escrita. digamos que la “h” está algo colocada y está descolocada.

    1. Hola!
      Voy a intentar ser breve…

      – ¿Tan inverosímil es que prefiera consumir y follar con gente de confianza? Por lo general, la gente suele ir de fiesta con amigos.

      – Según tú, exijo que la gente sepa drogarse para cuidar su salud… me lo podría tomar como un piropo.

      – Igual que otros estimulantes, los problemas en la salud mental son causa de la privación del sueño y malnutrición. En personas abstinentes no se encuentran diferencias que respalden su neurotoxicidad. Aquí te dejo la mayor revisión bibliográfica sobre este asunto hecha hasta hoy: https://www.americanscientist.org/article/is-drug-addiction-a-brain-disease

      – La metanfetamina no destruye vidas, no va por ahí dando vueltas con un revólver matando a la gente. Es el uso que le damos y la vía de administración con la que nos la metemos.

      – De las personas que la consumen, del 10% (mayor representación de vía oral y esnifada) al 25% (mayor representación de fumada e inyectada) desarrollan problemas. Te recuerdo que está en la lista 2 y en algunos países se continúa recetando pal TDAH.

      – Que me hagas una corrección ortográfica, asociándolo al colocón, cuando no pones mayúsculas, te saltas tildes y escribes “palabra” con ñ, “unos” con i, y unas cuantas más, es sumamente gracioso.

      Besis chupacabras.

      MERMAID GÁRGOL

      1. Lamento esa agresividad latente de tu texto. No te voy a seguir. Podría responderte y refutarte algunas de tus afirmaciones. Por experiencia compartida por muchos. Pero no me suscita ningún interés ni te aportaría nada. Y lo peor: a mi tampoco.

  2. Mira tio, yo mismo he estado enganchado tres años, perdi todo, me considero uno del 7% de afortunados que consigue dejarlo y ademas en solitario, por que la metodologia de narcoticos anonimos, proyecto hombre etc, aparte de crear adictos de por vida, con la tina no sirve. Tu sigue mirando todo esto desde la perspectiva del control hasta que se te caigan los dientes o te mates. Es un problema muy grave para tratarlo como lo tratas y curiosamente tienes voz, me despollo por no llorar.

    1. Hola Fernando,
      Lo mismo, intentaré ser beve…

      – Primero de todo felicidades por el trabajo hecho.

      – Si consideras que las terapias de abstinencia son nefastas, las cuáles tratan a las drogas como el problema (cuando es un síntoma), ¿Crees que mantener este tipo de discursos basados en meter miedo hará que cambie algo?

      – Un dato: llevamos 100 años de prohibición y utilizando estos tratamientos, pero cada día hay más consumidores, más personas en tratamiento y más muertes. Relacionándolo con lo que tu dices, parece que sea el negocio perfecto.

      – Un gran ejemplo es portugal, con la heroína se dieron cuenta que esto no funcionaba, así que decidieron despenalizarla y utilizarla en tratamientos de reducción de riesgos. Más tarde despenalizó el consumo, su educación con las drogas se basa en informar de los riegos, pero sin obviar que la gente se droga porque busca placer. El número de personas que consumían cayó en picado, los diagnósticos de VIH también. Hoy en día es el país europeo con menos consumidores.

      https://www.vice.com/es/article/zmqkj3/portugal-despenalizacion-total-de-las-drogas

      https://elpais.com/sociedad/2019/05/02/actualidad/1556794358_113193.html

      – ¿Por qué se me tendrían de caer los dientes? ¿Caries? ¿Vejez? Que tengo no llego a los 30, bribón. No, ahora enserio. Miedito me da fumar cualquier droga (que no sea cannabis o dmt, que no generan dependencia física), cuando consumo, prefiero lo oral (sí, también por lo de comer pollas), y cuando me pica la nariz paso a modo aspiradora.

      La información es poder amigo mío. Portugal es un gran ejemplo.

      MERMAID GÁRGOL

    2. hola,
      Me gustaría saber cómo conseguiste dejar de consumir sin ninguna ayuda externa;
      Reduciendo paulatinamente la dosis o parando el consumo de golpe?

      Cuánto consumías antes de iniciar el proceso de desintoxicación?

      Cómo fue el sindrome de abstinencia durante el proceso y como lo superaste?
      Gracias !

  3. El texto en general me parece condescendiente y Frívolo. Aunque la analogía con el
    Cuchillo es muy acertada, creo que hay que saber utilizar las drogas sin prejuicios ,pero tampoco idealizar su uso. Saludos

    1. Frivolo es el adjetivo que mejor define este texto. Dejo aparte su calidad literaria para no ser demasiado corrosivo. Pero vamos: el tio este no se entera de nada y frivoliza sobre el control y la falta de el. Le aconsejeria unls años de psicoanalisis para entender la complejidad de la mente humana.

  4. Buenas

    De acuerdo en que se necesita más información y mejor educación con el tema de las drogas y su uso (incl. chems), y sí es verdad, sobre todo al principio de su uso, mucha gente la pone como excusa de sus acciones que estaban reprimidas.

    Pero, al igual que no todas las personas tienen la misma fuerza de voluntad o emocional, no todas las drogas/químcos son iguales. Algunas enganchan más, otras menos, algunas se eliminan fácilmente del cuerpo, otras perduran más tiempo, algunas no causan daño directo al cuerpo/cerebro, otras sí, etc..

    En este caso, con las chems (Tina, mephedrone, G), la más adictiva y la que causa más daño directamente al cerebro es la Tina (aunque irónicamente, muchos mueren de sobredosis de G, y bastante lo vi en Londres).

    En este caso, la tina no solo hace estrago por la falta de sueño y de comer, sino que esta droga bloquea directamente receptores de Dopamina, y a largo tiempo, por eso con el tiempo uno va perdiendo la capacidad de sentir felicidad con esta droga (me refiero a años, por supuesto), ataca a las ensías, sube el pulso y la presion arterial, etc.. Y permanece bloqueando los receptores por largo tiempo, es un químico tozudo y se queda por mucho tiempo. Tambien bloquea el riego sanguíneo del pene, y afecta a la erección (de cualquier edad), de ahí la necesidad de usar viagras en las Chemsex parties. (Yo hablo mucho de mi experiencia , 2012-2017 usando, y de también informarme mientras lo hacía).
    https://www.drugabuse.gov/publications/research-reports/methamphetamine/how-methamphetamine-different-other-stimulants-such-cocaine

    https://www.drugabuse.gov/publications/drugfacts/methamphetamine

    https://www.letstalkaboutit.nhs.uk/other-services/chemsex-support/crystal-methamphetamine-tina/

    https://sexntina.nl/en/basics/korte-en-langetermijneffecten/

    Y más podría estar mencionando. Pero en resumida, que no podemos tomar todas las drogas por igual. Ulgunas no hace tanto estrago y la regeneración es fácil. otras sí cambia la personalidad de la persona, como el caso de la Tina a largo tiempo, pues al perder capacidad de sentir cosas positivas y felicidad, empiezas a caer en un hábito de que tu vida es más negativa, y no sabes porqué, pero te lo crees. También todo el daño físico, que te cambia la vida.
    De ahí, que ciertas drogas son legales (por lo menos en UK, donde vivií 18 años) y otras no, simplemente por el dañoque causan a la persona, y lo díficil que pueda ser la recuperación.

    Oye, que si uno puede (y lo controla bien) usar la Tina 1-2-3-4 veces al año, genial, siempre tendrás periodos de recuperació, y el daño no es tan grave. Pero, oooo pero, la Tina es testaruda y al final si tiende probarla cada vez más, y a largo tiempo ella es quien gana.

    1. ¡Hola!

      – Sé que para algunas personas puedo ser frívolo, pero me niego a hablar de las drogas como si solo producirse daño. ¿Porqué las personas se drogan? Sea tina o alcohol. Seamos realistas, hay placer en drogarse (y riesgos que se pueden evitar)

      – Más que fuerza de voluntad o emocional, son las herramientas de las que se dispone y del peso que llevamos en nuestra mochila emocional.

      – En relación a la Dopamina, la mayoría de susantacias con potencial adictivo la liberan, aunque sea indirectamente (como el G). Muchas lo hacen igual que la Tina, lo que marca la diferencia de ésta es su lioposoluble.

      – No es la Tina que reduce la dopamina, es la tolerancia. Aunque es algo a evitar para las personas que tienen un uso no problemático, en los que no actúa como factor protector.

      – También afecta a la serotonina y la noradrenalina.

      – Lo de los dientes es por fumarla y ser un guarrete, es importante mantener una buena higiene bucal.

      – Esto que comentas, no sólo lo hacen las drogas ilegales, también las de receta. ¿Porqué crees que para dejar un psicofarmaco te hacen seguir un patrón de retirada? Para evitar el efecto rebote que es eufemismo para referirse a síntomas de abstinencia.

      – Ergo, si por eso entiendes que la tina produce daño cerebral. Los psicofármacos también.

      – La dependencia, el exceso y el uso no se explican por la droga en si, también por sus otras características (la forma de consumirla, la vía, etc), por el entorno donde se haga y la propia persona.

      – ¿Tiempo de recuperación? Imagino que te refieres a la resaca, demasiado tiempo hace que no tengo una. Beber, comer, hacer pausas durante el consumo y dormir cuando se ha quemado toda la droga ayuda mucho. Si no se hace, no me extraña que uno prefiera consumir drogas 5 veces al año.

      Besis Chupacabras

      MERMAID GÁRGOL

      1. Bueno.

        Pues sigue usandola, y ya me dirás.

        Y claaaaro que hay placer al drogarse, por eso son tan adictivas, o que piensas…

        Lo siento, pero nada de acuerdo contigo. Genuino si crees que siempre tendrás control sobre ella.

        Informate más.

  5. – Las personas se drogan por muchas y diferentes razones, ya sea curiosidad, soledad, para encajar en el grupo, porque te lo pasas bien, etc.. Por supuesto que da placer al tomarla (y más si lo mezclas con sexo). Lo que nunca vemos es la degeneración y daño que conlleva su continuo uso (y no tiene que ser todos los días/semanas). Y mayor problema es la negación de esto.

    – Dos tipos de adicción: físico, debido a las propiedades del químico, el cuerpo hummano es más o menos adicto a la sustancia. Psicológico, la craeción de los hábitos, la manera de obtener placer en la vida, el no ver placer si no tomas, etc..
    Y claro, toda droga/químico que estimula placer, estimula en su medida la liberación de hormonas de la felicidad (dopamina, serotonina…), por eso gustan tanto.
    Y esa es una clave a la hora de dejarlas, es entender que sí quieres placer y felicidad en la vidad, pero budcando formas más SANAS para obtenerlas.

    – Sí, la Tina (y toda droga que estimule la liberación de las hormonas de la felicidad) reduce los niveles de Dopamina, porque le estás pidiendo a las neuronas que liberen niveles altos de ella, que tarda en recuperarse, ten en cuenta que debido a la creación de la “tolerancia”, se consume más Tina, lo conlleva a la mayor usage de las reservas de Dopamina (y Serotonina…), las cuales no se han recuperado tanto como tu crees, y poco a poco se siente menos placer y fuerzas más a tu cuerpo/cerebro.
    El deporte hace que se libere Dopa y Serotonina, pero a la vez estimula la creación y el aumento de las reservas de éstas hormonas. La Tina, como muchas otras drogas, NO. Simplemente te las agota.
    (A ver, el placer está genial, y a quié engañamos, la sensación y lo bien que se lo pasa uno, lo malo es el precio que vas pagando)

    – Cuando digo bloquear, no me refiero al desgaste de la Dopamina, me refiero que el químico de la Tina se une a los receptores de la Dopamina y no se liberan. Entonces, cuando las neuronas “anteriores” liberan la Dopamina en la sipnasis, ésta Dopamina no se puede unir a los receptores de las neuronas “posteriores” porque éstos receptores se encuentra bloquedados por una molecula invasora (la Tina) que no está encajada de forma para crear la reacción en la neurona “posterior”, lo cual llevaría a la sensación de placer, sino que bloquea el encaje de la Dopamina, por lo tanto no se puede crear esa cadena de reacción que lleva al placer. De ahí que se va perdiendo (aclaro de nuevo, a largo tiempo, al año o dos de estar usandola) la capacidad de sentir placer, no solo por el agotamiento de las hormonas, sino por la incapacidad de éstas de hacer la reacción química que conlleva al placer debido al bloqueo de los receptores sinapticos.

    – Ésto conlleva a cambios en los hábitos, en los pensamientos, en la forma de ver la vida, que uno no se va dando cuenta, porque suele ser cambios paulativos. Además, a las neuronas las acostumbras a estar (físicamente) en un estado siempre exitado y trabajando rápido, y lo más difícil de cambiar en la vida son los hábitos/patrones, ya sean psicológicos o físicos.
    Toda driga tiene su cosa, pero la Tina es una droga fuerte y muy adictiva. Ojalá todos pudiésemos probarla, divertinos con ella (a quién engañamos, que bien se lo pasa uno ja ja ja) y luego olvidarnos de ella. Lo malo, es que la tozuda se va metiendo en la cabeza de uno y ejerce su control, cada vez tendemos a usar más, y cambiamos sin darnos cuenta.

    – La perdida de ensías se produce por fumar y falta de higiene, y por no descansar bien, deshidratación, falta de alimento, estado activo permanente… Y eso, por mucho que uno lo quiera controlar, es a lo que lleva el uso “regular” de la Tina. También está la tensión muscular (tener las neuronas siempre tan activadas tiene su efecto sobre el cuerpo), la taquicardia, presión arterial alta…

    – Estás coparando ésta droga de diversión con psicofármacos, lo psicofármacos son tomados porque hay una lesión cerebral, un daño físico, psicológico… vamos, que la persona se lo tiene que tomar para poder llevar una vida “normal” y para restablecer una “salud” física, emocional, psicológica. A muchas de éstas personas no le queda más remedio para poder llevar una vidad “normal”, y muchos de estos psicofármacos pueden crear daños en el tiempo, y éstas personas tendrá que tomarse otra medicación para ir paliando el daño que le causará el psicofármaco. Al compararlo con ésto, me estás diciendo que esa es la vida que quieres llevar? Esa gente se los toma porque no les queda otra, y les encantaría poder vivir sin los medicamentos, pero no pueden.
    Vuelvo a repetir, esa es la vida que quieres llevar?

    – Otra vez digo, hay drogas y drogas. La Tina es una fuerte, si la puedes probar algunas veces y ya’stá, chachi que hay que vivir la vida. Si uno ya ve que ya la Tina es una “amiga” más, mejor empezar a dejarla, solo o gente que pueda ayudar.
    Por qué te crees que hay tantos estudios y asociaciones de drogodependencia?

    1. Mil disculpas por intrometerme pero dais unas explicaciones sobre lo que hace la T en el cerebro como si fuerais científicos, pero lamento deciros que os lo han explicado mal o si habéis leído cualquier articulo al respecto no lo habéis interpretado bien:

      1. La T no agota la serotonina porque aunque es un neurotransmisor (y no una hormona!) que también se libera bajo su efecto, lo hace de forma escasa, lo que libera principalmente son altas dosis de dopamina y noradrenalina. La droga maestra para liberar toda la serotonina es mas bien nuestra querida amiga “éxtasis” que es equivalente a MDMA y MDA, dos sustancias entactógenas muy emparentadas. Dicho así; las reservas de serotonina si se agotan rápidamente (bastan entre 1 y 2 dosis de MDMA), y nuestro cerebro puede tardar hasta 6 semanas en recomponer toda la serotonina utilizada durante el colocón.

      2. La T no se adhiere a los receptores de dopamina. El proceso es bien distinto. Por un lado la T estimula a las neuronas para que liberen dopamina, y por el otro lado al mismo tiempo también bloquea su recaptación, impidiendo que esta pueda ser reabsorbida en el otro extremo de la sinapsis. La recaptación es un proceso natural cada vez que se libera algún neurotransmisor. Al detener este proceso la sensación y emociones que este u otros neurotransmisores nos provoquen pueden durar horas y horas. Eso resulta en que acabamos teniendo una super mega dosis de dopamina en la sinapsis. Una cantidad que jamás podríamos tener de forma natural en estado “descolocado”. De la misma manera actúa también la coca, pero con la diferencia de que no tiene ese poder de bloquear la recaptación, se limita a hacer que se libere dopamina y a anestesiarte la mitad de tu cara…
      Como resultado de comparación la T es capaz de acumular mas dopamina que la coca, y eso la hace también mas adictiva…

      3. La ausencia de alegría o placer que uno experimenta al cesar el consumo no es debido a receptores que permanecen bloqueados por la T. Mas bien se trata sencillamente de que las neuronas ya no son tan sensibles a los estímulos que antes provocaban la liberación de dopamina. Por otra parte también está el hecho de que nuestro cerebro se acostumbró a tener grandes dosis de dopamina, por eso cuando se libere este neurotransmisor de forma natural y en sus cantidades normales, estas pueden resultar en un “chute de placer” que percibimos como muy flojo o incluso totalmente ausente.

      4. No es cierto que la única droga que causa neurotoxicidad es el alcohol. Está ya mas que demostrado que también la MDMA y todos sus análogos con esta “doble característica” de tipo híbrido de estimulante y alucinógeno causan neurotoxicidad cuando se consumen en altas dosis como la solemos consumir cuando salimos de fiesta..

      Y lo dejo aquí para que os podáis seguir masacrando mutuamente a base de zarpazos por la discordancias que tenéis. 😀

      Un abrazo a todos!!!

  6. Hola Agu,
    Por tus resistencias, parece que proyectes alguna mala experiencia con la diva.

    Entiendo que para algunos pueda ser condescendiente por no tratar a la droga, ni a la tina, como a un ser maléfico. No lo hago por 4 motivos:

    1. Afortunadamente solo tengo dos malas experiencias con las drogas, ambas un blancazo con cannabis ingerido.

    2. La mayoría de personas no tienen problemas con las drogas.

    3. Porque contraste y me informo de fuentes fiables.

    4. Porque el enfoque de “la droga mala” ha llevado a un aumento de muertes, adicciones y consumidores. Menos en Portugal pero porque te dicen “depende de su uso puede ser buena o mala”.

    Te puntualizo algunas cosas…

    – Las drogas también se consumen por motivos positivos eh, que solo nos fijamos en lo malo. Para ampliar emociones, conocerse uno mismo y algunas con mayor potencial terapéutico que los antidepresivos como la MDMA, LSD y psilocibina.

    https://journals.sagepub.com/doi/full/10.1177/0269881112464827

    “Descubrimos que la psicoterapia asistida por MDMA se puede administrar de forma segura en un entorno clínico. No se produjeron eventos adversos graves relacionados con el fármaco. […+, aunque hubo una mejoría autoinformada (PDS) clínica y estadísticamente significativa ( p = 0,014). Los puntajes CAPS mejoraron aún más en el seguimiento de 1 año. ”

    https://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/0022167817715966
    “la terapia con psilocibina ayudó a facilitar una reconexión sentida con la vida , una recuperación de la presencia y una mayor confianza frente a la recurrencia del cáncer”

    – Creer que la dependencia se explica en un 50% por el potencial adictivo de una sustancia es absurdo. Un claro ejemplo es la ludopatía. Repito (más que un ajo ya): contexto, persona y sustancia. Si uno falla, el resultado a corto plazo es negativo, a largo plazo representa generar dependencia.

    – Revisate básica de farmacologia. La tolerancia de produce por el exceso de dopamina transmitida a las neuronas post-sinápticas, las cuáles se bloquean. La duración de la tolerancia puede ir de semanas a años (dependiendo de sustancia y tipo de consumo). Desarrollar tolerancia no significa que se produzca más dopamina, sino que necesitas más cantidad de sustancia para obtener ese nivel de dopamina. Sino fuera así, no tendría ningún sentido que se generara (a nivel evolutivo)

    – Afirmar que “la tina se mete en la cabeza y ejerce control” es el mayor eufemismo que he leído para decir “no se gestionar los placeres ni reducir los riesgos cuando consumo”

    – Sí, la comparo porque los psicofármacos no dejan de ser drogas. Te recuerdo que lo que más se recetan son los hipnosedantes (7,5% de población los toma), los recetan como chuches y los orígenes de los problemas, como no, no son biológicos sino por ansiedad. Según el gobierno,
    ( https://pnsd.sanidad.gob.es/profesionales/sistemasInformacion/sistemaInformacion/pdf/EDADES_2017_Infografia_rev.pdf ) Es la 4 droga más consumida, después de alcohol, tabaco y cannabis. Y es la que menos percepción del riesgo tiene la gente. Repito, revisa de donde sacas los datos.

    [Continuo el comentario en otro posterior, para dejar una cosa clara…]

  7. LA LEGALIDAD DE UNA DROGA NO LA HACE MÁS SEGURA

    https://www.researchgate.net/publication/47635105_Nutt_DJ_King_LA_Phillips_LD_Drug_harms_in_the_UK_a_multicriteria_decision_analysis_Lancet_376_1558-1565

    Estudio realizado por The Lancet, por David Nutt, neuropsicofarmacólogo, experto en drogas (ergo, fármacos). Aquí un extracto del abstract de su estudio:

    ” En general, el alcohol fue la droga más dañina (puntuación de daño general 72), con heroína (55) y crack (54) en segundo y tercer lugar. Estos hallazgos apoyan trabajos previos que evalúan los daños de las drogas y muestran cómo el enfoque mejorado de puntuación y ponderación de MCDA aumenta la diferenciación entre las drogas más dañinas y las menos dañinas. Sin embargo, los hallazgos se correlacionan mal con la clasificación actual de medicamentos del Reino Unido”

    Una publicación al respecto:

    “Un histórico estudio publicado por The Lancet en 2007 clasificó las drogas de acuerdo con una variedad de criterios, incluido el daño físico (agudo, crónico, daño intravenoso) y daños psicológicos y sociales (incluidos los costos de intoxicación y atención médica).5La heroína se clasificó como la sustancia que presentaba el mayor riesgo de daño para el individuo, pero cuando también se incluyeron los daños individuales y sociales, el alcohol – una sustancia legal—, se consideró la más dañina. De hecho, se ha encontrado poca o ninguna correlación entre la clasificación de sustancias de la ONU (como “muy peligrosa”, “riesgo moderado” y “bajo riesgo”) y sus daños, según lo evaluado por este estudio.6 La realidad es que el estado legal de una sustancia no se relaciona sistemáticamente con su daño potencial.

    Esto es cierto incluso para las drogas que son ampliamente consideradas como las drogas ilegales más “duras”, como la heroína, el crack o la metanfetamina; pero solo una minoría de usuarios experimenta problemas.22 En el caso de la heroína, se ha descubierto que aproximadamente el 23% de los que la prueban desarrollarán un uso problemático y el 77% no; para la cocaína, la estimación es de alrededor del 17% y para el cannabis de alrededor del 9%. Un 15% de las personas que consumen alcohol y el 32% de quienes prueban el tabaco desarrollarán un uso problemático de estas sustancias, que están legalmente disponibles en la mayoría de los países.23”

    Aquí ya no pongo ni mi opinión, el método científico y los estudios lo dictaminan así. Que los políticos no quieran cambiar el modelo, porque hay unos intereses económicos, ya es otra cosa.

    Pero decir que el alcohol es más seguro que las drogas legales porque es legal es menos creíble que decirte que soy hetera y virgen cari.

    Besis chupacabris.

    MERMAID GÁRGOL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *